Ciudad

Profeco inmoviliza 350 gasolineras

El titular de la Profeco, Ernesto Nemer Álvarez, declaró que de 100 mil bombas despachadoras de gasolina y diésel analizadas, se inmovilizaron 350, por incumplir las normas de calidad y vender litros incompletos.

El funcionario señaló que se tomarán medidas en contra de las estaciones que incurran en la venta de los litros incompletos, que van desde una sanción económica de 3.9 mdp hasta la clausura del establecimiento.

Asimismo, adelantó que para finales de 2016 se realizará la verificación de más del 50% de las gasolineras, es decir 6,000 estaciones.

Existe un margen de tolerancia para la venta de cantidades incompletas, la cual admite hasta 100 mililitros faltantes por cada 20 litros de gasolina, si esta cantidad es rebasada se considera delito y la Profeco sanciona conforme a la ley.

Profeco

¿Cómo realiza Profeco la verificación de las gasolineras?

El proceso de verificación inicia con la denuncia de los consumidores, quienes alertan a la Profeco sobre las estaciones que incumplen con las normas oficiales.

Tras un proceso administrativo, la Procuraduría envía brigadas de revisión a las gasolineras denunciadas, con el fin de analizar las bombas y el software utilizado.

En cuanto llegan a la estación, el encargado de la brigada debe entregar al responsable de la gasolinera la orden de revisión y solicita dos testigos, para que los acompañen durante el proceso de verificación.

Cada bomba despachadora debe contar con el holograma vigente, y aún teniéndolo se realiza la verificación volumétrica correspondiente, es decir, se revisa si la bomba despacha litros exactos.

Este proceso lo realizan con recipientes especiales, que tienen una escala perfectamente graduada, a estos utensilios se les llama “jarras”, por lo que el proceso se le denomina jarreo.

Para que la medición sea efectiva, se hace 3 veces en la velocidad más baja en que despacha la bomba, después 3 veces a velocidad media, y por ultimo otras tres mediciones en la velocidad más alta.

Bajo este modelo de verificación, en una estación con 24 mangueras, se requieren 216 pruebas, lo que implica que la revisión tardará más de 5 horas.

La temperatura y  la frecuencia con la que se realizan las pruebas ocasiona desgaste en los   instrumentos del dispensario, por lo que la normatividad admite hasta 100 mililitros faltantes por cada 20 litros de gasolina. Así que las bombas despachadoras que rebasan este margen de error son sujetas a inmovilización.

Después de medir los litros de gasolina, la brigada procede a revisar el sistema electrónico, con la finalidad de comprobar que el software, registros electrónicos y la arquitectura del dispensario cumplan con las especificaciones aprobadas para el modelo y prototipo.

Al terminar las acciones de verificación se levanta el acta de irregularidades, hechos u omisiones encontradas y firman los involucrados.

A partir de ese momento se inicia un proceso administrativo que resultará en una sanción económica para el proveedor.

Las multas que impone la Profeco por alrededor de 24 causales de inmovilización o irregularidades, por ejemplo, por el precio, alteraciones al diseño del dispensario o cantidad incorrecta de producto entregado, puede ser superior a los 2 millones de pesos, más multas por infracciones a la ley que puedan acumularse, ya que además se considera el prejuicio que causen a la sociedad, la intencionalidad, gravedad del daño y condición económica del infractor.

@ApoyoVial ¡Trabajando para ti!

Síguenos en  Facebook  y en Twitter a través de @ApoyoVial

Categorías:Ciudad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s